Fuera prejuicios y aprende trucos de belleza para estar guapísima a los cuarenta

Estar guapa a los 40, solo depende de ti. Hace justo un año cambié de dígito, encarando así la temida edad que tantas preocupaciones y crisis existenciales trae consigo para algunas, entre las que me incluyo, así que os voy a contar algunos trucos básicos que me gustaría compartir con todas vosotras. Por supuesto, los chicos también sois bienvenidos a esta lectura, y estoy convencida de que os será muy, muy útil. Tomad buena nota, me lo agradeceréis.

Parece como si existiese una oscura conspiración, propia de los tiempos en blanco y negro, para meternos a la fuerza las connotaciones negativas que acompañan al término cuarentón y cuarentona. Es como si alguien quisiese darnos un toque de atención, y decirnos… ¡oye, que ya eres un adulto aburrido, soso y estás fuera del mercado! De otra forma no se entiende como todo fluye, más o menos bien, y pasamos de quinceañeros, veinteañeros, treintañeros… ¿cuarentañeros? ¡No! Según la RAE, se acabó la fiesta y tenemos que ser unas amargadas cuarentonas. Desde luego la palabrita asusta, y cuando la ves venir, es entonces cuando comienzas a preocuparte y pensar en cosas raras, como… ¿me saldrán escamas o mil arrugas de repente al romper esa maldita barrera conceptual? ¿En qué se notará? No te preocupes, tira a la basura todos los prejuicios que acompañan a los cuarentones, y disfruta de tu nueva década, como si fueras la cuarentañera más hermosa y atractiva que siempre has querido ser.

El secreto radica en cuidarse lo mejor posible —eso siempre—, pero sobre todo a partir de los 30, ya que eso de que tu cuerpo es tu templo, y que la piel guarda memoria, es muy sabio y completamente cierto. Un cosa que aprendes cuando llegas a los 40 es que todo fluya y nada influya, el cuerpo es sabio y tendríamos que escucharlo más, vivir al día ya que el mañana no existe, sólo lo imaginamos y diseñamos en nuestra mente hiperactiva. Y como dice el refrán, la vida es eso que pasa por delante de nosotros mientras perdemos el tiempo planeando algo inexistente.

El otro día encontré a un conocido de estas edades, que hacía siglos que no veía y le dije que a pesar de los años se conservaba estupendamente, craso error mi comentario, al cual frunció el ceño y me dijo que no sabía si eso era bueno o malo, así que pensé que esos comentarios mejor obviarlos y si decimos algo, que sea en modo positivo, como que bien se te ve o no pasa la vida por tí. Las palabras, sabiamente empleadas, ayudan y mucho. Así que… «¡Las conservas para las latas!».

Somos también conscientes de las impertinencias que tenemos que soportar, sobre todo en el caso de las mujeres, cuando nos acercamos o llegamos a esta edad con las famosas preguntas de marras, de que porque estas soltera, si tienes pareja que cuándo te casas, y si te casas para cuando los hijos, que si no serás un árbol sin frutos. Y entonces te recuerdan aquello de «se te pasa el arroz», como si tu no supieras perfectamente lo que quieres o lo que pasa en tu cuerpo; o peor aún, que te comparen con un paquete de SOS. Pues no, ni soy un paquete de arroz, ni estoy pidiendo socorro. Parece que al cumplir la edad maldita todo el mundo corriese a regalarte el pack completo de malos augurios y pésimos deseos. Así que es importante tener un manual de supervivencia ante preguntas impertinentes que delatan ignorancia por parte del que las formula; y, ante la osadía de preguntar, esta la arrogancia de sonreír y no contestar.

Con este artículo quiero compartir algunos consejos de salud y belleza que creo me han funcionado, digo creo porque nadie tiene la verdad absoluta de nada, si no diferentes perspectivas y lo que le puede funcionar a uno puede no valer para otro, pero compartir es un acto de generosidad así que aquí os dejo mis 10 mandamientos o más bien reflexiones ya que no profeso ninguna religión si no la mía, y de las que conozco, si he de quedarme con alguna sería la budista y su filosofía de vive y deja vivir.

1. Comerás muchas verduras y frutas sobre todas las cosas

Sabemos que la belleza comienza desde nuestro interior, somos lo que comemos, una frase que es muy cierta. No pretendemos ser eternos, pero sí vivir de una manera saludable, porque si nos sentimos bien por dentro se reflejará en nuestro exterior. Ya que somos seres terrenales aprovechemos las bondades que la madre tierra nos ofrece, e ingiere grandes cantidades de verduras frescas y frutas de temporada sin olvidarnos de combinarlas con las cantidades recomendadas de proteínas e hidratos. Además, recuerda: Desayuna como un Rey, come con un Principe, y cena como un Mendigo. Y si introducir alimentos sanos en nuestro organismo es importante, mucho más lo es evacuarlos con regularidad. No olvides la fibra para favorecer el tránsito intestinal. Legumbres, y complementos como las semillas de chía, son buenos aliados para la causa.

Siempre me he sentido muy afortunada de tener una aldea, antes mis abuelos y ahora mis padres siguen con esa tradición tan sana de comer lo que cultivan con sus manos, y de beber su propio vino, los cuales están estupendos cerca de los 80. Cada vez que voy, me surten de productos entre los que tan de moda están los denominados ecológicos y orgánicos. Siempre me he sentido cual Paco Martínez Soria, cargada de productos de la huerta, porque ya se sabe que los padres quieren lo mejor para ti y siempre te ven desnutrida, antes pasaba vergüenza de ir en el tren cargada con bolsas, ahora será cosa de la edad que me siento orgullosa.

TIP: Para los que no tengáis la suerte de tener aldea, consumid productos frescos locales que podéis encontrar en mercados de vuestra localidad. Vuestro cuerpo lo agradecerá.

2. Be water my friend. Beberás más agua que un elefante

Conviértete en un pez marino y haz del agua tu bebida favorita, ya sea natural, sopas o infusiones. El agua depura y embellece, no lo olvides. Reduce las ingestas de alcohol; que sea algo social de vez en cuando y en la medida de lo posible elimina las copas. Una cerveza de vez en cuando y un vasito de vino, fuente de resveratrol, es todo lo que necesitas. Todo lo que bebas de más te lo recordará tu cabeza, y el rostro al día siguiente, de forma triplicada; sobre todo a partir de los cuarenta. Aunque los peces no tengan memoria, tu cuerpo sí. Seguro que lo sabes, pero bebe al menos 2 litro diarios.

Tip: Si bebes no conduzcas, y nunca mezcles diferentes bebidas. Vino a las comidas (mejor casero), y una cerveza de vez en cuando, es todo lo que necesitas.

3. Dormirás como si no hubiera un mañana.

Serás una bella durmiente; de nada sirve que nos cuidemos por dentro y por fuera si no tenemos buenos hábitos de dormir. Es importante tener una rutina de sueño de al menos 8 horas diarias e intentar acostarse siempre a la misma hora. A partir de los 40 o incluso antes se reduce considerablemente la melatonina; esta es una hormona producida naturalmente por la glándula pineal en el cerebro y ayuda a regular el ciclo del sueño y de vigilia. Si algún día te cuesta conciliar el sueño puedes recurrir a infusiones naturales relajantes, flores de Bach o melatonina artificial, siempre bajo supervisión médica.

Tip: Cena temprano y ligero. Haz que tu habitación sea un templo para el reposo, oscuro, sin ruidos, ni humedad, ni aparatos electrónicos demasiado cerca; y serás recompensada con un sueño tan plácido como reparador.

4. Limpiarás / desmaquillarás tu rostro cada noche sin excusas

Ahora que ya recordamos como cuidarnos por dentro repasaremos algunos consejos básicos de belleza externa; que no sólo de interior vive el ser humano. A todas nos gusta gustarnos, y gustar, y una cosa que aprendemos a esta edad es quererse y aceptarnos tal y como somos, pero somos más que conscientes que el paso de los años no perdona y donde más se refleja en es nuestro rostro, algo así como el pasaporte de nuestro cuerpo, y nunca engaña. Así que nunca o casi nunca, da igual a la hora y condición que llegues a casa, te acuestes sin limpiar la cara; te hayas maquillado o no, es importante seguir un paso de rutinas faciales que explicaré más en profundidad en otro post. Pero los consejos básicos de una limpieza facial es usar un buen limpiador, tónico, serum e hidratante adecuados a vuestro tipo de piel. Soy muy fan de la doble limpieza coreana; creo que una limpieza es básica para que los productos ejerzan sus superpoderes y penetren mejor en la piel. Importante, si fumáis pensad que puede ser un buen propósito de año dejarlo porque envejece la piel sin retroceso. Es mejor embellecer, y no envejecer. A partir de los 25 vamos perdiendo colágeno sobre todo en el caso de las mujeres; que la gravedad no nos ayuda es una realidad, así que no escatiméis en un buen automasaje estimulante y reafirmante japonés, tipo shiatshu o kobido, para estimular la piel de rostro cuando os echéis las cremas.

Tip: Dedícate al menos 15 minutos diarios a mimar tu piel, limpia tonifica e hidrata con un buen masaje y usa productos veganos, sin parabenos y ecofrienfly. Estar bellos y divinos no está reñido con cuidar el medioambiente.

5. Practicarás algún deporte y hobby que te inspire. Mens sana in corpore sano

Si aún sigues leyendo decirte que espero que hayas empezado antes pero si no, aún estás a tiempo de cuidar tu templo, que es tu cuerpo y tu mente. Practica algún deporte que te guste y te haga sentir bien. En mi caso he probado muchos deportes incluso en alguna época probé un gimnasio y descubrí que éramos incompatibles. Lo que realmente me hace desconectar es caminar al aire libre por la naturaleza o playa. También practico pilates y Yoga desde hace varios años, y me gusta su filosofía de crear cuerpo de mono y mente de elefante, ser flexible y fuerte de mente con la meditación. En cuanto a hobbies, todos deberíamos tener alguno, y si no aún no has encontrado tu pasión prueba y hasta que encuentres el que te enganche. Siempre he sido muy inquieta, ya de niña probé mil actividades, solfeo, idiomas, guitarra, pintura, baile… pero me quedé con los idiomas por mi otra pasión que es viajar, y el teatro porque me encanta imaginarme personajes e interpretarlos, era una manera de soltar adrenalina, hobby que sigo practicando siempre que puedo. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Tip: Si aún no has encontrado tu pasión, prueba y experimenta, que todos tenemos un pequeño genio en nuestro interior.

6. Viajarás como Willy Fog

A veces de una pasión se saca otra, eso fue en mi caso con el teatro y los idiomas, que me llevó a viajar por muchos lugares y descubrí que hay vida más allá. Viajar te abre la mente y es una realidad, te hace vivir experiencias maravillosas y te ayudará a conocerte mejor a ti mismo en situaciones que no estás acostumbrado a vivir en tu zona de confort.

Tip: La sabiduría tibetana aconseja viajar a un sitio que no hayas estado al menos una vez al año, te enriquecerá por dentro y te hará más sabio y fuerte, para ver la vida desde distintos enfoques y perspectivas.

7. Te liberarás de gente y situaciones tóxicas

Si una cosa aprendes con el paso de los años es a deshacerte de todo aquello que no aporta nada positivo a tu vida, ya sea cosas materiales, situaciones o personas. Todo lo que sucede es por algo, y te enseña a ser la persona que eres ahora mismo, cada día con más experiencia y fortaleza. Aprende de las personas que te rodean, y comparte tu conocimiento. Cuando somos jóvenes queremos tener muchos amigos, perseguimos el éxito social como si fuese lo único importante en la vida, y no somos conscientes del error que ello supone. Cantidad no es calidad. A día de hoy me siento orgullosa de la gente que tengo a mi alrededor y aprendes a darle menos importancia a las cosas que no la tienen. Rodéate de gente positiva, con luz propia.

Tip: Deshazte de lo que no aporte bienestar a tu interior y escucha más a tu cuerpo, que es sabio y sabrá guiarte. La vida es un viaje; viaja ligero de equipaje, y no te pases al lado oscuro.

8. Te amarás y amarás a los demás sin límites

Cuando te amas, respetas y te quieres a ti mismo, no aceptarás que no te quieran como te mereces, y al mismo tiempo tendrás mucho amor sano y bonito que dar a los demás. Tú eres tu mejor amigo, pero también tu peor enemigo; así que trabaja la empatía y recuerda siempre no hacer a los demás lo que a ti no te gustaría que te hiciesen.

Tip: Como dice el gran Oscar Wilde amarse a uno mismo es el comienzo de un romance de por vida.

9. Harás de tu mundo un lugar sostenible

Aparte de dejar un bonito cadáver también es importante hacer lo propio con nuestro planeta, un bien común. Nosotros somos unos invitados por tiempo limitado, pero el ser humano es egoísta por naturaleza y poco a poco estamos destruyendo nuestro hábitat. Intenta llevar un consumo sostenible, aprende a reutilizar, reciclar y donar aquello que no uses o necesites.

Tip: también puedes colaborar con alguna ONG, ayudar a los demás siempre alegra y purifica el alma.

10. Sonreirás, serás positivo y vivirás eternamente

Este es el mejor consejo de todos, sonríe siempre, cuando no sepas que ponerte esta es la respuesta. Intenta sacar el lado positivo de la mayoría de las situaciones que se te presenten en la vida y vivirás hasta el infinito y más allá, levantarse, meditar empezar con un buen propósito de hoy será un buen día ayuda, creo mucho la ley de atracción, lo positivo atrae lo positivo y si empiezas el día sonriendo y regalando sonrisas la gente lo agradecerá y haremos de este un mundo menos cruel. Cuando mis alumnos terminan una tarea y me preguntan con cara de ansia ¿que hago ahora? Les digo, se feliz y sonríe. Y recuerda como dice Mario Benedetti: «Las cosas más triviales se vuelven fundamentales».

Tip: Una buena salud dental siempre ayuda. Acude al dentista al menos una vez al año.

Gente en la conversación